Avisar de contenido inadecuado

Reglamento de la Ley Orgánica de Educación

{
}

 Según el artículo 5, los docentes de educación media diversificada y profesional están obligados a aplicar normas educativas pedagógicas según las deposiciones del Ministerio de Educación, acorde con lo que expresa el artículo 7, en el cual se infiere que lo programas y medidas educativas deben especificar los objetivos, actividades, conocimientos, destrezas, valores y actitudes esenciales que deberán alcanzar los educadores en cada área, asignatura o similar del plan de estudio para los distintos grados y etapas del aprendizaje en los planteles de los medios urbano, rural y de las regiones fronterizas y zonas indígenas. Los cuales son impartidos desde las bases de la ética que exprese cada profesor a la hora de la elaboración del mismo.

De la misma forma ocurre con la elaboración de programas dirigidos a la enseñando adultos por lo cual, de acuerdo al artículo 42, las programaciones y actividades de la modalidad de educación de adultos deberán favorecer el desarrollo personal de los participantes, satisfacer las necesidades de prosecución de estudios, así como capacitar al individuo para el trabajo, según los requerimientos del desarrollo del país. Lo mismo ocurre con la educación impartida en el medio rural, en las regiones fronterizas y en las zonas indígenas estimulará y debe afianzar en la población la conciencia sobre la identidad nacional y la integración de las respectivas comunidades en las tareas del desarrollo comunal y regional, con el fin de vincularlas a la vida nacional, que forma los valores éticos de los individuos (artículo 62).

Que unido con el artículo 63 debe hacer énfasis en la preservación de las sanas costumbres y tradiciones de cada localidad, buscando de reafirmar la conciencia cívica sobre la seguridad, la defensa, el desarrollo, la soberanía y la integridad territorial de Venezuela. De tal manera que se permita estimular una actitud ciudadana sobre la conservación, mejoramiento y defensa del ambiente y de los recursos naturales y se contrarrestarán las influencias foráneas que atenten contra los principios e intereses fundamentales de la República.

Mientras nos referimos a los planteles educativos ubicados en zonas indígenas se debe aplicar, según el artículo 64, el régimen de educación intercultural bilingüe el cual se debe diseñar con un régimen el cual contendrá los conocimientos, valores, artes, juegos y deportes tradicionales fundamentales de los respectivos grupos étnicos indígenas, así como la historia y literatura oral de los mismos y su interrelación con la cultura y la vida nacional, permitiendo en este sentido la conservación de los valores de dichos pueblos.

Dentro de los artículos que regulan el comportamiento ético e los docentes encontramos el artículo 88, en el cual se plantean la forma de realizar los procesos evaluativos indicando que los mismo deben Identificar y analizar tanto las potencialidades para el aprendizaje, los valores, los intereses y las actitudes del alumno para estimular su desarrollo, como aquellos aspectos que requieran ser corregidos o reorientados. También se deben, apreciar y registrar, en forma cualitativa y cuantitativa, el progreso en el aprendizaje del alumno, en función de los objetivos programáticos, para efectos de orientación y promoción, conforme a lo dispuesto en el presente régimen y en las Resoluciones correspondientes a cada nivel y modalidad del sistema educativo.

A los fines del cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 63 de la Ley Orgánica de Educación, el Ministerio de Educación realizará evaluaciones nacionales, regionales y locales en los planteles de los niveles y modalidades del sistema educativo. La cual debe incluir todos lo materiales utilizados por los docentes para el aprendizaje, según expresa el artículo 91, la misma debe ser realizada por lo menos una vez cada tres años.

Al mismo respecto, el artículo 92, la actuación general del alumno será evaluada en los niveles y modalidades del sistema educativo a través de tres tipos de evaluación, que van a permitir la identificación de aptitudes, conocimientos, habilidades, destrezas, intereses y  motivación del alumno en las materias impartidas por el docente, que permitirán la culminación de los objetivos del contenido programático.

Para la evaluación se deben aplicar técnicas e instrumentos tales como: observaciones de la actuación del alumno, trabajos de investigación, exposiciones, trabajos prácticos, informes, entrevistas, pruebas escritas, orales y prácticas, o la combinación de éstas y otras que apruebe el Consejo General de Docentes, para poder identificar a parte de los conocimientos adquiridos los valores que el alumno adquiere en el proceso de aprendizaje, según o expuesto en el artículo 94. En lo cuales se aplican constantemente los valores éticos del evaluador.

En este mismo orden de ideas, se tomará en consideración la participación del alumno, tomando en cuenta que es el docente el encargado de elaborar la planificación, aplicación, análisis, calificación y registro de los resultados de las actividades de evaluación en el grado, lapso, área, asignatura o similar, con sujeción a las disposiciones pertinentes. El docente, al evaluar cuantitativamente al alumno, apreciará no sólo su rendimiento estudiantil, sino también su actuación general y los rasgos relevantes de su personalidad, sin menoscabo de los juicios valorativos que deba emitir en el proceso de evaluación.  Siendo el docente, parte responsable de la formación ética del individuo.

El docente, a la vez, debe crear herramientas que le permitan al alumno la  autoevaluación que le permitirá valorará su actuación general y el logro de los objetivos programáticos desarrollados durante el proceso de aprendizaje.

Si por su parte las evaluaciones son en equipos de trabajo, el proceso de evaluación debe permitir que se identifiquen evaluaciones tanto la actuación de cada uno de sus integrantes, como la de la sección o grupo como un todo, cuando así lo permita la actividad de evaluación utilizada. Los resultados de la estas dos modalidades de evaluación se utilizarán para orientar el proceso de aprendizaje (artículo 97)

De la misma forma en que el alumno es evaluado, el docente también debe serlo, ya que esto permite hacer un mejor seguimiento de la ecuación que reciben los alumnos, por lo cual es importante la supervisión del docente que debe estar orientada a cumplir varios objetivos, que permitan de una u otra forma conocer en forma permanente y actualizada las condiciones en que se desarrolla el proceso educativo e impartir las orientaciones pertinentes para el mejoramiento de la calidad de la educación y del funcionamiento de los servicios educativos. Así como también,  debe permitir ejercer la inspección y vigilancia por parte del Estado de todo cuanto ocurren en el sector educativo. Y además, suministrar orientaciones precisas de orden pedagógico, metodológico, técnico, administrativo y legal al personal en servicio. Propiciar el mejoramiento de la calidad de la enseñanza y estimular la superación profesional de los docentes, mediante su participación en el asesoramiento, control y evaluación del proceso educativo y de los servicios correspondientes (artículo 154).

Si los docentes desean optar por cargos administrativos deberán participar en los concursos de méritos o de méritos y oposición, conforme a lo dispuesto en el artículo 81 de la Ley Orgánica de Educación, en la forma y condiciones que determine el Ministerio de Educación. Que permitirán no solo evaluar los conocimientos del docente sino para también, identificar sus valores (artículo 165).

Ya que los supervisores debe tener la como atribuciones: cumplir con el ordenamiento jurídico aplicable al sector educativo, cumplir con los cometidos que se les asigna según el nivel y la jerarquía donde ejerzan los cargos y con las demás que les correspondan conforme al ordenamiento jurídico, así mismo debe, impartir las orientaciones pertinentes que propendan al mejoramiento de la calidad de la enseñanza y al buen funcionamiento de los planteles, centros, cátedras y servicios educativos; participar en la organización y reorganización de los planteles, centros, cátedras y servicios educativos; fomentar el apoyo moral y material de la comunidad en favor de la acción educativa (artículo 167)

{
}
{
}

Deja tu comentario Reglamento de la Ley Orgánica de Educación

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre